Foro de Poesía Libre y Portal de Poetas Universales El Parnasillo
Bienvenido al Foro de Poesía El Parnasillo. Te animamos a que te registres y participes en el foro compartiendo tus obras con nuestra comunidad de poetas. Recibirás comentarios que te ayudarán a crecer y mejorar. Gracias.
Si quieres que comenten tus poemas, comenta tú también los poemas de los demás compañeros. Un foro de poesía se sustenta en la participación. Todo el mundo tiene algo importante que decir.

Ir abajo
Ellie Woonlon
Ellie Woonlon
Mensajes Mensajes : 41
Numen del poeta Numen del poeta : 131
Reputación Reputación : 9
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 31/05/2020
Edad Edad : 19
Localización Localización : Argentina

Poema de una conmoción Empty Poema de una conmoción

el Miér Jun 10, 2020 5:24 pm
¡Es que perdió a su mamá!, el niño que cuidaba de aquel distinguido ramo.

Sucedió que ella, momentos atrás, dándole el racimo en mano, le había dejado en claro:

"¡Tenme estas  plantas, apá, que volveré al rato!"

Y se marchó hacia allá, donde Dios sabe a dónde la ha mandado.





La mujer, de claros cabellos, había dejado una luz tras su sendero.

El joven, todavía infante crédulo, aferrándose a las flores avanzó enceguecido, siguiéndola lerdo.

Dando pasos esperanzados, idealizando la imagen que anhelaba ver de nuevo.

Pues la de aquella, quien lo había engendrado, buscándola con el extender sus brazos.





Mientras más se aproximaba en los pasos, mayor era su sedante.

Pues vivía ensoñado, con una fantasía que le impedía ver a sus acompañantes.

El niño vivió, en aquel adulto casado y hecho padre, admirando flores de nadie.

Por desgracia, cuando lo comprendió fue muy tarde.





Su madre se había ido dejando una brecha lastimosa, a los brazos de Morfeo.

Y el sendero no era esclarecedor, estaba iluminado por rojo intenso.

Como aquellas rosas sumamente espinosas, que le había heredado al hijo primero.

Y él disfrutando del color, pero goteando carmín por sostener tallos pinchosos desde ese enero.





Y la muerte asusta a todo pequeño, pero no cuando está creciendo.

Pues dentro del corazón anida ese niño interno, soñador, en cada cuerpo.

El adulto que la muerte comprende, como biología al cerebro, conoce limitadamente...

¡Que nada es eterno, y la plenitud es alcanzable, por un moderado precio!

Deja de ver ese reflejo, que ya no está más, suelta ese pasado, que en manos vivas entorpece y se torna añejo.







A quien todavía no entiende qué pasó...
En todo este tiempo, este sentimiento es temporal.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.