Foro de Poesía Libre y Portal de Poetas Universales El Parnasillo
Bienvenido al Foro de Poesía El Parnasillo. Te animamos a que te registres y participes en el foro compartiendo tus obras con nuestra comunidad de poetas. Recibirás comentarios que te ayudarán a crecer y mejorar. Gracias.
Si quieres que comenten tus poemas, comenta tú también los poemas de los demás compañeros. Un foro de poesía se sustenta en la participación. Todo el mundo tiene algo importante que decir.

Ir abajo
avatar
Jordi Thos
Mensajes Mensajes : 25
Numen del poeta Numen del poeta : 212
Reputación Reputación : 13
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 04/06/2020
Edad Edad : 54
Localización Localización : Moià, Barcelona, Spain

La oveja y el pastor (I) Empty La oveja y el pastor (I)

el Jue Jun 11, 2020 12:10 am
Va un buen hombre al campo a coger leña y regresa a casa con una oveja. La mujer le pregunta: «¿Dónde vas con esa oveja?», a lo que el hombre contesta: «Ayer era campesino, anteayer jardinero y hoy, ya lo ves, soy pastor y mañana Dios dirá, pues esta oveja ha de comer y ya ves cómo está, apenas se tiene en pie, está herida y no puede andar, así que algo habré de hacer para alimentarla y que no muera». El hombre la metió en casa, la tumbó frente al fuego, la curó y le dio de cenar de su propia comida.

Al día siguiente, la oveja fue a despertar al buen hombre mordiéndole la ropa. El hombre se vistió y desayunó. La oveja anduvo animada todo el tiempo, hasta que el buen hombre decidió bajar al pueblo y la oveja le siguió. Al pasar por frente a la iglesia, el párroco le vio mover el bastón y le dijo en tono jovial: «Pareces un pastor, como yo, solo te falta el rebaño». Asomó entonces la oveja por detrás de un árbol y dijo el buen hombre: «Este es mi rebaño, monseñor, ayer la encontré en el campo y hoy ha venido conmigo a ver si encuentro algo que hacer para ganar algún dinerillo». Dijo el párroco: «Pues sé de María, la de los encantes, la que tiene una hermana pastora, que anda buscando a alguien que cuide de sus ovejas, pues ha sufrido un percance y no puede andar; le diré que la vas buscando, pues voy ahora al mercado. Pasa, tómate algo y baja luego a la plaza. ¡Ah! y lleva contigo a tu oveja para que todos la vean».
«Gracias, padre, así lo haré, me tomo un descanso y luego bajo», respondió. El buen hombre descansó y luego bajó a la plaza; la oveja le iba detrás. Encontró a la mujer con la pierna vendada y a su hermana de pie en la parada y con las dos piernas sanas; el párroco estaba sentado en una silla bajo el techo de lona protegiéndose del sol. Y se conocieron todos.

Pasó entonces algo muy extraño: se oscureció el cielo, sonaron truenos y empezó a llover, pero no solo agua, sino que llovieron ranas. Todos corrieron por todas partes, salvo la oveja, el párroco, las dos hermanas y el buen hombre, que las observaba.

La oveja empezó a saltar, a dar brincos bajo la lluvia, como de alegría; nadie entendía nada. La oveja se subió a la fuente y empezó a hablar. Las dos hermanas y el párroco se quedaron blancos y el buen hombre se asustó; vino la gente a ver qué pasaba y miraron a la oveja como nadie había mirado nunca a un animal. Se quedaron perplejos al ver que ciertamente salía una voz de su boca. Fueron estas sus palabras: «Soy vuestro Dios y he venido en forma de oveja a pediros que hagáis algo, aunque os parezca extraño, porque así podré salvar muchas vidas». Y así fue como les pidió ayuda. El buen hombre se quedó de piedra y todos se asustaron y permanecieron quietos, empapándose en silencio bajo la lluvia intensa, de agua y de ranas. Y dijo la oveja: «Debéis recoger todas las ranas que están cayendo y ponerlas en el lomo de aquella piedra, para que así luego pueda mandarlas a un lugar donde la gente pasa hambre».

Entonces, un hombre de entre la gente alzó la voz y preguntó: «¿Si eres Dios, por qué no haces que lluevan ranas en ese sitio directamente?». Y el cielo gris se volvió negro y se oyó un inmenso trueno y la tierra se abrió y se tragó a ese hombre y luego se volvió a cerrar.

No se oyó nada durante un buen rato. Se aclaró de nuevo el cielo y entonces la oveja volvió a hablar: «Pronto dejará de llover y podréis empezar a recoger las ranas y a ponerlas en ese lugar que os he indicado y así podremos ayudar a esa gente que pasa hambre».
Ya nadie volvió a preguntar nada y todos se pusieron a recoger ranas.

Fin de la primera parte
* * * *
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.