Foro de Poesía Libre y Portal de Poetas Universales El Parnasillo
Bienvenido al Foro de Poesía El Parnasillo. Te animamos a que te registres y participes en el foro compartiendo tus obras con nuestra comunidad de poetas. Recibirás comentarios que te ayudarán a crecer y mejorar. Gracias.
Si quieres que comenten tus poemas, comenta tú también los poemas de los demás compañeros. Un foro de poesía se sustenta en la participación. Todo el mundo tiene algo importante que decir.

Ir abajo
avatar
Acero Etéreo
Mensajes Mensajes : 24
Numen del poeta Numen del poeta : 1362
Reputación Reputación : 0
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 03/04/2017

Jua Jua doxtorcito  Empty Jua Jua doxtorcito

el Sáb Jul 01, 2017 10:19 am
Quiero hablarles sobre el doxtor de la muerte.
Como deben de suponer este doxtor es muy particular. El tipo no solo sana a la muerte, si no que se la tira sobre la camilla de la sala doce.
Un tipo en apariencia normal; metro ochenta, canoso, arrugado y sonriente.
Como la mayoría de nosotros trabaja para otros y se consuela diciendo que su trabajo lo hace feliz. Un tipo sin aspiraciones, sin sueños ni sueño, come siempre lo mismo y anda por las mismas calles.
A veces ve series de Fox y otras veces chatea con reinas de halloween en Internet. Ya saben ustedes, esas inexistentes insistentes.
La cosa es que este doxtor va justo a dar con la Muerte, un día de cliché, gris y lluvioso. Un borracho al Volante atropella a un peatón. Un pibe de catorce años que iba a visitar a su novia.
El borracho no solo lo atropella, le revienta el cráneo y dejo materia gris desperdigada en toda la calle. las viejas morbosas se aercan a ver para después comentarlo mientras toman te y comen torta con las amigas. Ya saben ustedes, es la primicia del Día, el joven al que reventaron en auto.
Los pedazos del enamorado van a la morgue, el borracho a la cárcel, y la muerte al doctor.
Parece que a la Damita Negra le molesta algo, algo en su vientre, se siente mal.
El Doxtor hace lo que puede para ayudar pero la muerte no se puede levantar.
Ciento treinta miligramos de etanol hicieron falta para levantarla.
Una muerte medio boluda anda suelta por ahí, el misterio está en encontrarla en una fiesta o en la memoria de un barman homosexual.
La historia está en el doxtor, que se violo a su hija después de una película de terror. Ella lo abrazó, el aprovecho. Se trasciende todo. Los asqueados a dormir, porque el doxtor ya no salva ni muertes ni ballenas.
¿Se acuerdan ustedes de aquella cosa sobre bucaneros y cachalotes?
Adiven que, era esta rata nadando en aguas profundas. Ustedes saben de que hablo, sencillamente no importa.
El Doxtor de la Muerte finalmente viste a su hija de marinera y la viola en el living con sus amigos. ¿Molesta? Debería de molestar, porque ni la muerte ni ella pueden volver a usar sus pies.
A si que este tipo se sale con las Suyas y yo lo veo sonreír mientras toca el banjo en el porche.
La muerte cada tanto lo visita y limpia sus medias para que el la ayude con su adición.
Bueno, usted sabrá entender.
Ella no es hija, ni puta. A ella le gusta nadar, como a las gigantes del Pacífico, y allí está otra vez.
Violencia filosa que no acaba, es más acaba de empezar. Porque este doxtor se acaba sobre la cara de su bendita nena, si es que he mencionado que solo tenía siete años...
¡Toc toc! Golpeó tu puerta ¿puede usted oler estas escamas?
Ya saben ustedes, ustedes saben, aguas profundas.
Sus arrugas y sus canas brillan al sol del seno famillar, un horror patriarcal transpirando pelos negros y enrrolados en la lengua de una inocente.
En fin el film del Doxtor de la muerte que nada tiene que ver con ballenas (bueno no importa) es confuso el uso del filo mórbido del bucanero, este es el maldito rock marchito de los peses fumadores.
Ustedes saben de lo que hablo...
ay doxtorcito de amor, ay ay de vos.
No te comas el seso de un negro.

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.