Foro de Poesía Libre y Portal de Poetas Universales El Parnasillo
Bienvenido al Foro de Poesía El Parnasillo. Te animamos a que te registres y participes en el foro compartiendo tus obras con nuestra comunidad de poetas. Recibirás comentarios que te ayudarán a crecer y mejorar. Gracias.
Foro de Poesía Libre y Portal de Poetas Universales El Parnasillo
Bienvenido al Foro de Poesía El Parnasillo. Te animamos a que te registres y participes en el foro compartiendo tus obras con nuestra comunidad de poetas. Recibirás comentarios que te ayudarán a crecer y mejorar. Gracias.
Si quieres que comenten tus poemas, comenta tú también los poemas de los demás compañeros. Un foro de poesía se sustenta en la participación. Todo el mundo tiene algo importante que decir.
Ir abajo
Antonio Liz
Antonio Liz
Mensajes Mensajes : 15
Numen del poeta Numen del poeta : 93
Reputación Reputación : 1
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 04/06/2021

El Testimonio de Arúd. Empty El Testimonio de Arúd.

Jue Jul 22, 2021 7:25 pm
El Testimonio de Arúd. 105b8e10



Una luz brillante empaña todo lo que esta mi alcance, tan fuerte como el sol radiante que en ciega con su blanco alumbrante. Al apagarse la luz me encuentro frente a una casa de madera, cayéndose de un lado, con ventanas rotas y una puerta media abierta. Al entrar a la casa me encuentro con una mujer en sus 30 años, pálida y triste, sentada en una mecedora con un periódico en la sección de trabajo.

Su rostro demuestra un dolor viviente, destacando que sufre día a día por sobrevivir. En una pequeña mesa puedo mirar facturas de cobros, amenazas de quitarle todo, llevándola a una situación de desalojo.  Su mirada catatónica se dirige a un cuadro de la Virgen de la Altagracia, que con sonrisa placentera le dedica en silencio unas palabras pasivas . En ese momento detrás de mí siento una presencia que no puedo ignorar, y es que La Virgen de La Altagracia que hace su presencia en este humilde hogar. Con su manto azul, se para frente de mí, como exigiendo respuesta sin desistiir.

             Virgen de la Altagracia

"Cada  batalla a mi honor enriquece el valiente, mi fuerte es tan convincente, que todo admirable no podrá vencerte. La valentía nombra dos o tres objetivos en toda familia, La batalla al sacrificio, lo nunca visto y lo injusto y mal merecido. Estas cuatro paredes que manifiestan un imperio bíblico y sagrado, jamás caerán en divulgaciones que genera lo impuro y  anti santificado. Debilitarás y caerás en el olvido a toda intensidad. Atrévete.. Atrévete, y tu justificación jamás tendrá el mínimo derecho de perdón.  Cuantos castillos caerán por la arrogancia, cuanto ejércitos tendré que derrotar para que vivas en paz. Nunca te acostumbres a planear la destrucción del siervo, porque antes de abrir tu plano, olerás cenizas."

Mientras que el reflejo de la Virgen tocando la cabeza de la mujer se pierde en la intensidad de la luz, me encuentro nuevamente presenciando el poder de su encanto.  En ese momento la fuerte luz  ciega mi vista, y al desvanecerse me encuentro en un orfanato abandonado, las letras desgastadas me indican que nadie se ha preocupado, que el abandono atrae todo lo descuidado. Al entrar al orfanato, ni sillas ni mesa puedo encontrar, solo un armario de madera que se encuentra en el mismo medio de tan espacioso lugar. En ese momento escucho unos murmullos, y es cuando detrás del armario tres niños de poca edad corren hacia mí, abrazándome como buscando un toque de ternura para compartir. Dos niños y una niña, con mirada de temor y una sonrisa disfrazada de dudas. Al subir mi mirada, encuentro frente de mí a la misericordiosa, con su manto blanco y mirada de ternura, empieza a explicarme lo que quiero saber.

                           
   Virgen de Las Mercedes

"Así como te abrazan, así como te miran,  es la misma buena intención que alagan para sus vidas. Ciegos de asesinos y violadores, así creen que todo calor y amor vive en todo ser. No discriminan género, ya que para ellos hombre o mujer le darían el hogar y la comida que escasa cada día. Víctimas de abandono y maltratos,  sin tener la mínima sabiduría, sin saber distinguir aquella alma perdida. Entienden que ya no los quieren, y es suficiente para tener sed de agonía por un mínimo gesto de cariño y alegría. Me quedo con ellos hoy día, ya que esta pequeña niña con sus manitas interpreto el ave Maria. Angelitos de mi vida, mi escudo santificado les brindará la salvación el resto de sus vidas."

Al terminar,  los niños corren hacia la Virgen, ella los abraza cariñosamente, y al darme su espalda, la luz hace su presencia. Mi vista vuelve a captar la imagen blanqueada, obligando a mis ojos a visualizar la nada.  Al desaparecer la luz que me culmina, me encuentro presente en una mansión adornada de lujos, estatuas prestigiosas, indicándome una fortuna sin igual. Solo un cuarto tiene su ventana abierta,  con una cortina blanca bailando al ritmo del aire refrescante. Al entrar a la mansión, comienzo a subir a la segunda planta  que me llama la atención, oro y diamantes decoran las paredes, mientras que las perlas abundan en el techo. Al llegar a la habitación, encuentro a un envejeciente en su cama que me exige mi presencia con toda pasión. Escucho la puerta de la habitación que cierra suavemente, y es cuando me doy cuenta de que con su manto rojo hace su presencia la virgen sagrada.

                     
         Virgen de Chiquinquira

"Que legado te han dejado, millonario desde pequeño sin tener que trabajar por un centavo. Tanta riqueza y hoy postrado en tu cama sin fortuna que puedas llevar. Veo que tus ojos inspiran sanidad, aunque ya sabes que hoy es el día y aquella hora que nunca querías llegar. No esperes a  nadie y te sentirás mejor, me tienes ami para todo consuelo y alivio de dolor. Tu mirada me habla de compasión, y tu pecho respira más agitado para mi perdón. Me agradas tanto, y  sabes que soy yo la sinfonía de una partida alentadora. Me has buscado, y con eso ya he pedido demasiado, no te desesperares y aceptas que estoy a tu lado, mírame firmemente y te irás acompañado. No busques luz que alumbre tu cuerpo, y menos mires hacia la ventana para buscar el cielo. Duerme tranquilo como lo as hecho todo tu vida, y te darás cuenta de que es tan natural como empezando un nuevo día. "

Con su mirada entregada a mí, la virgen abre la puerta, indicándome el final de mi visita. Al salir cierra la puerta suavemente, con su mirada directa a mis ojos como refiriéndose un asta luego sin tiempo corto. Al salir el miedo y terror me hace la visita, solo oscuridad rodea mi visión, escucho sonidos de animales devorándose uno al otro, mientras que mis pies caminan encima de un lugar montañoso. La luna hace su presencia, y es cuando identifico que estoy en medio de un bosque. Comienzo a seguir la luna, y los sonidos de ayuda rodean la oscuridad, como exigiendo una antorcha para llegar. La luna se apaga, y mi miedo me hace que caiga de rodilla con dolorosas lágrimas.  De repente una mano con intención de que me levante se estira en mi presencia, al tomar la mano me levanto y me encuentro cara a cara con una bella grandeza. Con su manto verde oscuro, y su mirada de puro amor, ella me recupera de todo terror.

                 
               Virgen de Guadalupe

"Si miras al cielo encontraras el camino, tan claro como el sol brillante, entenderás que la oscuridad no existe en tu camino. No existe el  porqué estar perdido, y menos el  porqué buscar una señal, me presento en frente de ti, si no sabes a donde vas. As caminado tanto que tus pies exigen descanso, aférrate a mí y no solo descansarás, pero también encontraras lo que as buscado. Sanaré tus pies mil veces, y curaré diez y demás heridas con poco reposo. La sangre de tus heridas serán marcas del olvido,  no pretendo que pases frío, y menos que corras peligro, anda  y  ve sin preocuparte quien arremeterá en tu contra. Mi voz frecuenta el valle perdido, y mi manto expulsará lo que no es bienvenido. Solo mi grandeza te acompañará, fuerza y sacrificio solo te pido, porque tu bienestar es mi prioridad."

La Virgen en ese momento me apunta hacia aquella luz brillante que me acompañaba. Al caminar hacia claridad radiante, noto la imagen adorable de una biblia encima de un pulpito impresionante. Al acercarme a tocar la biblia, una voz profunda interrumpe mi misión..." Es mi propio testimonio Arúd, pero la Fé es solo una. Invierte más en tu Fé, que en las hojas.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.