Foro de Poesía Libre y Portal de Poetas Universales El Parnasillo
Bienvenido al Foro de Poesía El Parnasillo. Te animamos a que te registres y participes en el foro compartiendo tus obras con nuestra comunidad de poetas. Recibirás comentarios que te ayudarán a crecer y mejorar. Gracias.
Foro de Poesía Libre y Portal de Poetas Universales El Parnasillo
Bienvenido al Foro de Poesía El Parnasillo. Te animamos a que te registres y participes en el foro compartiendo tus obras con nuestra comunidad de poetas. Recibirás comentarios que te ayudarán a crecer y mejorar. Gracias.
Si quieres que comenten tus poemas, comenta tú también los poemas de los demás compañeros. Un foro de poesía se sustenta en la participación. Todo el mundo tiene algo importante que decir.
Ir abajo
avatar
JSS
Poeta en ciernes
Poeta en ciernes
Generador de debate
Premio a la participación activa en el foro
Poema de la Semana
Reconocimiento al mejor poema de la semana
Mensajes Mensajes : 118
Numen del poeta Numen del poeta : 226
Reputación Reputación : 15
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 11/06/2022

Un 28 de marzo de 1942 en la cárcel de Alicante Empty Un 28 de marzo de 1942 en la cárcel de Alicante

Jue Jun 16, 2022 8:31 pm
Reputación del mensaje :100% (1 voto)
"Recordar a Miguel Hernández que despareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor...
...¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! Darle la luz. ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!"
(Pablo Neruda)



En ese rayo vertical y erguido
que eleva al cielo un manantial sonoro
alza en su luz Miguel al verso herido
y una roja divisa como el toro.

Llora su pecho helado y afligido
un silbo de dolor y en cada poro
suspira una elegía. En su quejido
el llanto de la lluvia le hace el coro.​

Con acento de mar -marino en tierra-
se bebió del dolor su ron amargo
pero su risa no murió del todo.

¡Brindad poetas!, que al brindar se entierra
la pena de su ausencia y sin embargo
su verso vuela y purifica todo.

JSS
SafeCreative





A Óscar Bartolomé Poy y a Pascual Pérez les gusta esta publicaciòn

Óscar Bartolomé Poy
Óscar Bartolomé Poy
Fundador del Parnaso
Fundador del Parnaso
Generador de debate
Premio a la participación activa en el foro
Insignia de oro
Distinción al poeta que obtiene el reconocimiento de los demás compañeros
Popularidad
Galardón al poeta cuyos temas gustan a la comunidad
Mirmidón
Veterano del foro
Mensajes Mensajes : 2573
Numen del poeta Numen del poeta : 7334
Reputación Reputación : 144
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 03/06/2015
Edad Edad : 43
Localización Localización : El Parnaso

Un 28 de marzo de 1942 en la cárcel de Alicante Empty Re: Un 28 de marzo de 1942 en la cárcel de Alicante

Jue Jun 16, 2022 9:16 pm
Me ha gustado en especial la primera estrofa, que, dentro del homenaje que es el poema, es un homenaje a la que tal vez sea la obra más célebre de su autor: 'El rayo que no cesa'.

Supongo que la elegía de la segunda estrofa es asimismo una referencia a la 'Elegía por Ramón Sijé.

Te he leído muchas veces la palabra "silbo". Parece que tienes querencia por ella.

Saludos, Pepe.

_________________
©️ Óscar Bartolomé Poy. Todos los derechos reservados.
I loved you like the darkness loves the brightness of a dying star.
avatar
JSS
Poeta en ciernes
Poeta en ciernes
Generador de debate
Premio a la participación activa en el foro
Poema de la Semana
Reconocimiento al mejor poema de la semana
Mensajes Mensajes : 118
Numen del poeta Numen del poeta : 226
Reputación Reputación : 15
Fecha de inscripción Fecha de inscripción : 11/06/2022

Un 28 de marzo de 1942 en la cárcel de Alicante Empty Re: Un 28 de marzo de 1942 en la cárcel de Alicante

Jue Jun 16, 2022 10:20 pm


El sibo es un guiño más a su obra.

De la generación poética española de 1936 -llamada por Ricardo Gullón la generación escindida- es quizá Miguel Hernández el poeta mejor dotado, el más intenso y rico de expresión, y posiblemente el único que hubiese sido capaz, si no muere tan joven, de llenar el hondo hueco que dejó en la poesía española la muerte de Gracía Lorca.
Afortunadamente la fama de Miguel ya ha traspasado fronteras con entera justicia a pesar de las circunstancias adversas.
Un abrazo,
P.D: como creo que eres paciente,
te adjunto el SILBO DE AFIRMACIÓN EN LA ALDEA léelo y disfruta



Alto soy de mirar a las palmeras,
rudo de convivir con las montañas...
Yo me vi bajo y blando en las aceras
de una ciudad espléndida de arañas.
Difíciles barrancos de escaleras,
calladas cataratas de ascensores,
¡qué impresión de vacío!,
ocupaban el puesto de mis flores,
los aires de mis aires y mi río.

Yo vi lo más notable de lo mío
llevado del demonio, y Dios ausente.
Yo te tuve en el lejos del olvido,
aldea, huerto, fuente
en que me vi al descuido:
huerto, donde me hallé la mejor vida,
aldea, donde al aire y libremente,
en una paz meé larga y tendida.

Pero volví en seguida
mi atención a las puras existencias
de mi retiro hacia mi ausencia atento,
y todas sus ausencias
me llenaron de luz el pensamiento.

Iba mi pie sin tierra, ¡qué tormento!,
vacilando en la cera de los pisos,
con un temor continuo, un sobresalto,
que aumentaban los timbres, los avisos,
las alarmas, los hombres y el asfalto.
¡Alto!, ¡Alto!, ¡Alto!, ¡Alto!
¡Orden!, ¡Orden! ¡Qué altiva
imposición del orden una mano,
un color, un sonido!
Mi cualidad visiva,
¡ay!, perdía el sentido.

Topado por mil senos, embestido
por más de mil peligros, tentaciones,
mecánicas jaurías,
me seguían lujurias y claxones,
deseos y tranvías.

¡Cuánto labio de púrpuras teatrales,
exageradamente pecadores!
¡Cuánto vocabulario de cristales,
al frenesí llevando los colores
en una pugna, en una competencia
de originalidad y de excelencia!
¡Qué confusión! ¡Babel de las babeles!
¡Gran ciudad!: ¡gran demontre!: ¡gran puñeta!
¡el mundo sobre rieles,
y su desequilibrio en bicicleta!

Los vicios desdentados, las ancianas
echándose en las canas rosicleres,
infamia de las canas,
y aun buscando sin tuétano placeres.
Árboles, como locos, enjaulados:
Alamedas, jardines
para destuetanarse el mundo; y lados
de creación ultrajada por orines.

Huele el macho a jazmines,
y menos lo que es todo parece
la hembra oliendo a cuadra y podredumbre.

¡Ay, cómo empequeñece
andar metido en esta muchedumbre!
¡Ay!, ¿dónde está mi cumbre,
mi pureza, y el valle del sesteo
de mi ganado aquel y su pastura?

Y miro, y sólo veo
velocidad de vicio y de locura.
Todo eléctrico: todo de momento.
Nada serenidad, paz recogida.
Eléctrica la luz, la voz, el viento,
y eléctrica la vida.
Todo electricidad: todo presteza
eléctrica: la flor y la sonrisa,
el orden, la belleza,
la canción y la prisa.
Nada es por voluntad de ser, por gana,
por vocación de ser. ¿Qué hacéis las cosas
de Dios aquí: la nube, la manzana,
el borrico, las piedras y las rosas?

¡Rascacielos!: ¡qué risa!: ¡rascaleches!
¡Qué presunción los manda hasta el retiro
de Dios! ¿Cuándo será, Señor, que eches
tanta soberbia abajo de un suspiro?
¡Ascensores!: ¡qué rabia! A ver, ¿cuál sube
a la talla de un monte y sobrepasa
el perfil de una nube,
o el cardo, que de místico se abrasa
en la serrana gracia de la altura?
¡Metro!: ¡qué noche oscura
para el suicidio del que desespera!:
¡qué subterránea y vasta gusanera,
donde se cata y zumba
la labor y el secreto de la tumba!
¡Asfalto!: ¡qué impiedad para mi planta!
¡Ay, qué de menos echa
el tacto de mi pie mundos de arcilla
cuyo contacto imanta,
paisajes de cosecha,
caricias y tropiezos de semilla!

¡Ay, no encuentro, no encuentro
la plenitud del mundo en este centro!
En los naranjos dulces de mi río,
asombros de oro en estas latitudes,
oh ciudad cojitranca, desvarío,
sólo abarca mi mano plenitudes.
No concuerdo con todas estas cosas
de escaparate y de bisutería:
entre sus variedades procelosas,
es la persona mía,
como el árbol, un triste anacronismo.
Y el triste de mí mismo,
sale por su alegría,
que se quedó en el mayo de mi huerto,
de este urbano bullicio
donde no estoy de mí seguro cierto,
y es pormayor la vida como el vicio.

* * *

He medio boquiabierto
la soledad cerrada de mi huerto.
He regado las plantas:
las de mis pies impuras y otras santas,
en la sequía breve de mi ausencia
por nadie reemplazada. Se derrama,
rogándome asistencia,
el limonero al suelo, ya cansino,
de tanto agrio picudo.
En el miembro desnudo de una rama,
se le ve al ave el trino
recóndito, desnudo.

Aquí la vida es pormenor: hormiga,
muerte, cariño, pena,
piedra, horizonte, río, luz, espiga,
vidrio, surco y arena.
Aquí está la basura
en las calles, y no en los corazones.
Aquí todo se sabe y se murmura:
No puede haber oculta la criatura
mala, y menos las malas intenciones.

Nace un niño, y entera
la madre a todo el mundo del contorno.
Hay pimentón tendido en la ladera,
hay pan dentro del horno,
y el olor llena el ámbito, rebasa
los límites del marco de las puertas,
penetra en toda la casa
y panifica el aire de las huertas.

Con una paz de aceite derramado,
enciende el río un lado y otro lado
de su imposible, por eterna, huida.
Como una miel muy lenta destilada,
por la serenidad de su caída
sube la luz a las palmeras: cada
palmera se disputa
la soledad suprema de los vientos,
la delicada gloria de la fruta
y la supremacía
de la elegancia de los movimientos
en la más venturosa geografía.

Está el agua que trina de tan fría
en la pila y la alberca
donde aprendí a nadar. Están los pavos,
la Navidad se acerca,
explotando de broma en los tapiales,
con los desplantes y los gestos bravos
y las barbas con ramos de corales.
Las venas manantiales
de mi pozo serrano
me dan, en el pozal que les envío,
pureza y lustración para la mano,
para la tierra seca amor y frío.

Haciendo el hortelano,
hoy en este solaz de regadío
de mi huerto me quedo.
No quiero más ciudad, que me reduce
su visión, y su mundo me da miedo.

¡Cómo el limón reluce
encima de mi frente y la descansa!
¡Cómo apunta en el cruce
de la luz y la tierra el lilio puro!
Se combate la pita, y se remansa
el perejil en un aparte oscuro.
Hay az'har, ¡qué osadía de la nieve!
y estamos en diciembre, que hasta enero,
a oler, lucir y porfiar se atreve
en el alrededor del limonero.

Lo que haya de venir, aquí lo espero
cultivando el romero y la pobreza.
Aquí de nuevo empieza
el orden, se reanuda
el reposo, por yerros alterado,
mi vida humilde, y por humilde, muda.
Y Dios dirá, que está siempre callado.
Volver arriba
Temas similares
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.